VIVOS SE LOS LLEVARON, VIVOS LOS QUEREMOS ¿por que urge la solidaridad con el pueblo y la Juventud Mejicana?

“No perdono a la muerte enamorada,
no perdono a la vida desatenta,
no perdono a la tierra ni a la nada.
En mis manos levanto una tormenta
de piedras, rayos y hachas estridentes
sedienta de catástrofe y hambrienta.
Quiero escarbar la tierra con los dientes,
quiero apartar la tierra parte
a parte a dentelladas secas y calientes.

(Miguel Hernández, Elegía a Ramón Sije)

ayotzinapa.jpg

No se necesita haber ido a Méjico, ni saber con exactitud dónde queda el estado de Guerrero;  no se requiere saber pronunciar correctamente el nombre de Ayotzinapa, ni tampoco conocer el desarrollo situacional y policiaco del hecho al detalle, para sentirse indignado y consternado con lo que hoy sucede en Méjico. Un descompuesto narco estado que preside Enrique Peña Nieto, marioneta de los gringos, neo-liberal hasta el tuétano, miembro del podrido Partido de la revolución Institucional PRI, responsable además de la desaparición de 43 estudiantes de la escuela normal rural de Ayotzinapa “Isidro Burgos” sobre los que no se sabe nada y que ante la pasividad culpable del estado, el pueblo mejicano busca hoy, por sus propios medios, hasta debajo de las piedras.

El 26 de Septiembre de este año varios estudiantes normalistas realizaban un viaje que tenía como destino final Ciudad de Méjico, donde pretendían unirse a la conmemoración de un nuevo aniversario de la matanza de Tlatelolco[1]. Como una macabra ironía de la historia, los estudiantes fueron en medio de esta travesía atacados por policías que asesinaron a cinco estudiantes y desaparecieron a otros 43; frente a estos hechos el gobierno no ha hecho más que intentar encubrir su responsabilidad, ventilar manidas frases de cajón y de condena formal, tales como “Instruimos al gabinete de seguridad para aplicar la ley ante estos hechos que son sin duda indignantes dolorosos e inaceptables”[2] dijo el presidente Peña Nieto en unas tibias declaraciones de menos de 4 minutos de duración , puros formalismos que si sirven para algo es para desnudar la hipocresía de las clases dominantes que no se ruborizan condenando hechos en los que a las claras tienen responsabilidad completa. (En Colombia estas charadas mediáticas nos son absolutamente familiares, casi que podríamos afirmar que aquí también los gobernantes tienen un libreto que repiten siempre que un hecho violento se perpetra contra los hombres y mujeres del pueblo que luchan por cambiar nuestro país.)

Desde ese 26 de Septiembre[3] el pueblo Mejicano no se ha detenido, los padres de los estudiantes desaparecidos junto a organizaciones cívicas, sociales, eclesiales y políticas han encabezado cientos de acciones exigiendo justicia y verdad, lamentablemente el estado mejicano también es sordo y ciego. No obstante el grito bravío del pueblo Mejicano no ha caído en el vacío, los oídos solidarios de los pueblos del mundo escuchan el llamado y rodean al pueblo hermano , acogiendo la lucha por la aparición de los 43 jóvenes desaparecidos por el estado, como propia.

Vivos se los llevaron vivos los queremos, es el grito que se escucha en las calles del mundo entero, el grafiti que se lee en todas las paredes, el mensaje que se escribe y replica en todos los idiomas. El pueblo Colombiano en general y el estudiantado en particular han sido objeto también de una constante y sistemática violencia contra sus mejores hijos, aquí sabemos por experiencia propia cuánto duele que la desaparición, la cárcel y la muerte sean el pago que se dé a quienes tienen como único delito soñar y luchar por otra sociedad posible y necesaria; por eso para nosotros no es una opción sumarnos a esta justa batalla, es un imperativo. El pueblo Colombiano, especialmente el estudiantado debe buscar todos los medios y formas que sean posibles para denunciar y expresar el descontento y la indignación con el narco-gobierno que preside Peña Nieto y la solidaridad y cariño con el pueblo y los estudiantes de Méjico.

En un mundo en el que la opresión, la miseria y la explotación han sido globalizados, en que los imperios se pasean triunfantes poniendo su bota sobre todas las naciones, pero en el que la resistencia y la esperanza del pueblo se mantienen vivos en todos los rincones del planeta, urge concretar y desarrollar el llamado que formulara Carlos Marx de unir a todos los explotados y sus luchas bajo el mismo estandarte. Hoy ese propósito internacionalista de acompañar a nuestros hermanos y sus combates en otras latitudes tiene una expresión concreta en el apoyo y respaldo que todos los pueblos y jóvenes del mundo le debemos al pueblo de Méjico; que todas las voces, todas la manos, todas las rebeldías se junten, para que este acontecimiento terrible no se pierda en las fauces del olvido, para que los deseos de transformación de estos 43 estudiantes germinen algún día bajo un nuevo cielo.

[1] Se trata de un hecho doloroso en extremo para todos los jóvenes, estudiantes y pueblos del mundo, ocurrido en el año de 1968 en la denominada plaza de las tres culturas ubicada en el DF, en el que cientos de estudiantes que luchaban contra la inocultable corrupción del gobierno, por los derechos del pueblo mejicano y varias reivindicaciones educativas fueron asesinados y desaparecidos por el estado y sus paramilitares.

[2] Ver declaraciones en: http://www.youtube.com/watch?v=mNcgfU-QXiE

[3] Ver cronología del caso en : http://www.animalpolitico.com/2014/10/cronologia-del-caso-ayotzinapa-un-mes-de-la-desaparicion-de-43-estudiantes/

La MANE vuelve al ring ¡Comienza el Segundo Round por la educación superior!

elflecha

El pasado 26 de Septiembre en el Congreso de la República sonó otra vez la campana y desde esquinas opuestas caminaron hacia el centro del ring el gobierno -vestido con su gastada y desteñida visión de educación rendida a los pies del neoliberalismo- y la comunidad educativa encabezada por la Mesa Amplia Nacional Estudiantil MANE -firme en su propuesta de educación al servicio del pueblo, a pesar de tanto golpe del adversario-

El gobierno incumplió la regla básica de no dar la espalda al contrincante y dio por muerto al contendor antes de tiempo. Como siempre se equivocó, otra vez la MANE salto al ring y la batalla por la educación superior, en la que nada está dicho aún, se puso como para alquilar balcón. La comunidad educativa en pleno: Rectores, profesores, padres de familia agobiados por los pagos al ICETEX y estudiantes le clavaron al confiado y desprevenido gobierno un Jab directo a la cara.

La comunidad educativa con razones y argumentos enganchó a su contrincante y puso en evidencia la existencia de una crisis que el gobierno prefiere ignorar: más de 12 billones de pesos adeudados a las Universidades que siguen funcionando con el mismo presupuesto de hace 20 años, profesores con contratos precarios que les impiden formular proyectos académicos rigurosos, déficit en laboratorios y bibliotecas, techos de las instalaciones universitarias caídos, facultades en ruinas y salones hacinados, bienestar universitario en vía de extinción, la Autonomía desdibujada en el chantaje presupuestal y los órganos de decisión controlados por el gobierno y sus amigos que hacen de la Universidad Colombiana la más antidemocrática de América latina (ni siquiera en países en los que hasta hace unos años existieron dictaduras militares, la universidad esta tan claramente arrodillada a los intereses del gobierno y las clases dominantes como aqui)

El gobierno se defendió mal, dio rodeos, sacó de la manga cifras vacías e hizo efectismo con los mismos trucos de siempre. Palabras bonitas fueron y vinieron y de las soluciones nada, una primípara viceministra de educación superior remató diciendo claramente que ellos querían una educación para el mercado y que si no opinaba más sobre el particular era porque el ministerio estaba recién nombrado y no sabían mucho del tema, algo así como que “era su primer día”.

El adversario siguió con indirectas, se refugió en su esquina y dejó  claro que en lugar de cambios prefiere aplicar las mismas formulas ineficaces de siempre. “El acuerdo por lo superior 2034” -supuestamente construido por la comunidad educativa y dizque la tabla de salvación para el marchito modelo educativo Colombiano- quedó al descubierto como un refinado engaño parido por obra y gracia de la increíble capacidad de Santos y su séquito para hacer pasar por verdaderos y loables los más mentirosos y ruines actos.

Ya sabemos con qué créditos de ICETEX, con qué impuestos a los egresados de las universidades y con cuáles becas (que no son becas) pretende Juan Manuel Santos convertir a Colombia en “la más educada”. Las 10 mil supuestas becas de Santos son créditos condonables (si le va mal en la universidad, de malas le toca pagar) que en campaña empezaron siendo 400 mil, luego bajaron a 40 mil y quedaron finalmente en 10 mil. Ninguna de esas becas resuelve los problemas de la educación superior, ni significan un solo peso nuevo para la misma. Cuando se caiga el techo, cuando no haya plata para bienestar, cuando no haya cómo contratar a los docentes, ni funcione el internet, habrá que preguntarle a la ministra cómo se resuelven esos líos con las 10 mil becas.

La audiencia pública en la que estas verdades fueron dichas marcó el inicio de un nuevo combate por la educación, el segundo round de la pelea que empezó en 2011 y que el gobierno por ahora va perdiendo. Al ministerio, en su esquina, lo entrena y asesora el Banco Mundial, el fondo monetario internacional FMI y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico OCDE; mientras que a la MANE y a la comunidad educativa, en la otra esquina, la anima el pueblo que se la juega toda por la educación como derecho, gratuita, de calidad y al servicio del pueblo.

El gobierno otra vez cayó a la lona, pero para noquear a Santos y su política educativa hay que luchar duro, por eso el próximo 16 de Octubre el asalto de esta pelea es en las calles. Después de la audiencia quedó claro que tenemos la fuerza de los argumentos, nos corresponde construir los argumentos de la fuerza, así el triunfo está garantizado.

Verdades sobre el acuerdo por lo superior 2034

audienciapublica

En un país donde se miente descarada y permanentemente sobre todos los temas, escudriñar y descubrir la verdad es responsabilidad de todos. Mienten los presidentes, los ministros, los grandes medios de comunicación fletados y pagados por los poderosos, la mayoría de autoridades locales, las mayorías parlamentarias, los funcionarios, mienten todos los alineados con este proyecto de nación y educación que nos hacen pasar como lo único y mejor que se puede alcanzar.

El 4 de Agosto con bombos y platillos se lanzó el “acuerdo por lo superior 2034”, el país vio como nacía una nueva mentira, tres días después en su discurso de posesión Juan Manuel Santos -el mismo que habla de paz y reconciliación mientras le hace la guerra social a la población y la despoja de sus más básicos derechos, el mismo que dijo que el “paro agrario no existía”- hace apenas un año, salía a anunciar en su posesión que Colombia sería la más educada del continente para 2025 y que el presupuesto en educación para 2015 iba a ser el más grande de todos (Cuando es muy claro que el rubro más grande dentro del PGN lo ocupa el pago de la deuda 48%[1]) Muy vivos como siempre los miembros de las clases dominantes que terminan convirtiendo en verdades las mentiras a fuerza de mucho repetirlas, no obstante los hechos de los últimos años en nuestro país (la protesta agraria, minera, estudiantil, obrera, de los maestros, de las madres comunitarias, de los camioneros) demuestran que hay hombres y mujeres de nuestro pueblo que no tragan entero, que luchan y se levantan mientras el gobierno pone la rodilla en la tierra delante de los monopolios, que buscan la verdad en los hechos y no en las altisonantes proclamas de quienes nos han mal gobernado siempre, esos hombres y mujeres el próximo viernes 26 de Septiembre a las 2: 00 pm en el recinto del congreso (Con transmisión del canal del congreso de la república) intentarán cantarle las verdades al gobierno nacional sobre lo que con razón,   consideran un elaborado engaño que tiene como finalidad acabar con el ultimo bien público que queda a los Colombianos, la educación. Aquí un adelanto:

  1. No es cierto que el “acuerdo por lo superior 2034” recoja el sentir de las comunidades educativas[2] y mucho menos que esta propuesta del gobierno y sus amigos haya sido construida con ellas. El gobierno hábilmente quiere hacer ver que abrió espacios de debate libre, que la discusión no la lideró el ministerio si no un cuerpo colegiado “independiente”, pero la realidad es tozuda, los espacios de “diálogo educativo” se guiaron por la premisa “tu opinas nosotros decidimos” y si bien el ministerio no encabezó el dialogo, en su lugar puso como peón de brega al consejo nacional de educación superior CESU controlado en más del 50% por el gobierno nacional. [3]
  2. No es cierto que el acuerdo por lo superior garantice soluciones estructurales a los problemas de la educación superior, para empezar porque ni siquiera reconoce que hay problemas; los amigos del gobierno sordos, ciegos y mudos como siempre ante la crisis educativa ni siquiera reconocen que las cosas están mal, según ellos las Instituciones de educación superior con matrículas exorbitantes (de hasta 6 millones en algunas universidades públicas) , que no investigan, que no crean, cayéndose a pedazos, sin laboratorios, sin docentes, sin trabajadores de planta, son Instituciones que están muy bien, por eso es que según la retorcida lógica del gobierno no se necesitan transformaciones profundas y más bien se pueden introducir pequeñas variaciones de la misma política imperante en los últimos años. Por ejemplo en materia de financiación el gobierno propone más créditos que endeuden a los estudiantes y a sus familias, además de la creación de un nuevo impuesto que descargue sobre los egresados de las Universidades la responsabilidad que el estado no quiere cumplir que es ofrecer recursos nuevos a la educación superior, sobre la calidad no aparecen respuestas a los problemas de subcontratación docente (algunos de los cuales llevan 20 años como profesores transitorios) y en tratando de la crisis de infraestructura educativa que suma varios billones de pesos según estudio del sistema universitario Estatal SUE y que tiene varios edificios de importantes universidades e instituciones Colombianas hechos ruinas, la gran salida según el ministerio es crear una agencia para la supervisión de la calidad, ¿Que van a supervisar si no la ruina del sistema educativo, que el gobierno se niega a atender?
  3. No es cierto que la propuesta de “Acuerdo por lo superior 2034” sea en lo fundamental diferente de la propuesta de reforma a la ley 30 derrotada ya en 2011 por la movilización de estudiantes, profesores y trabajadores. Esta propuesta de “acuerdo” abre el camino para implementar las manidas fórmulas de ánimo de lucro, universidades mixtas, educación como servicio y ampliación de cobertura en educación técnica y tecnológica para formar fuerza de trabajo barata y de mala calidad. Las mismas premisas que inspiraron el proyecto de ley 112 volvieron con otro nombre y en otro envase, su aplicación no será abrupta, el ministerio así lo ha dicho, de a poco las ha venido y seguirá implementando por partes para que no duela tanto y se note menos. De forma casi imperceptible van a transformarnos el modelo educativo hasta que quede el de ellos, al que no han renunciado, el mismo que les exigen los monopolios, el Banco Mundial y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico OCDE.

Este viernes 26 de Septiembre invitamos a seguir la audiencia pública “Verdades del acuerdo por lo superior” a través de su transmisión televisada desde las 2:00 pm en el canal del congreso. Quitémosle la máscara al gobierno Santos, cantémosle las verdades a un gobierno que respira engaños y falacias, renovémosle nuestro compromiso de lucha por una educación auténticamente al servicio del pueblo, que de veras permita pensar y materializar las transformaciones profundas que esta nación necesita.

[1] Ver el presupuesto general de la nación 2015 (Pagina 41, sección 201) http://www.minhacienda.gov.co/portal/page/portal/HomeMinhacienda/presupuestogeneraldelanacion/ProyectoPGN/2015/Proyecto%20de%20Ley%20PGN.pdf

[2] Al respecto ver artículo del profesor de la Universidad Nacional Leopoldo Munera:http://palabrasalmargen.com/index.php/articulos/category/leopoldo-munera-2

El del Ex rector de la Universidad nacional Moisés Wasserman: http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/el-parto-de-los-montes/14486495

Y el del rector de la Universidad de Nariño UDENAR: http://www.udenar.edu.co/wp-content/uploads/2014/09/Rectoria-2014-.pdf

[3] Al respecto ver: “El consejo nacional de educación Superior CESU ¿abanderado de la reforma educativa”? en: https://laolaroja.wordpress.com/2014/09/14/el-consejo-nacional-de-educacion-superior-cesu-abanderado-de-la-reforma-educativa/

El Consejo Nacional de Educación Superior CESU ¿Abanderado de la reforma educativa?

acuerdoporlosuperiorDespués de muchos años de haber sido creado por la vetusta y antidemocrática ley 30 de 1992 y de tener en los temas trascendentales e la educación una posición tibia, desentendida y timorata, el Consejo Nacional de Educación Superior CESU emerge súbitamente en el escenario del debate educativo, luego de veinte años de aislamiento sobre los temas medulares del sector, apareciendo como nuevo abanderado de la reforma educativa. El “acuerdo por lo superior 2034” del CESU se convirtió en el nuevo comodín del gobierno de Juan Manuel Santos, con el cual pretende reeditar y lavarle la cara a la fallida reforma de 2011 que, como es sabido, fue derrotada por las gigantescas movilizaciones de docentes, padres de familia, trabajadores y estudiantes aglutinados en la Mesa Amplia Nacional Estudiantil MANE.

Tras el desgaste sufrido por el Ministerio de Educación Nacional MEN en el trámite del proyecto de ley 112 que reformaba la ley 30 de 1992 (uno de los intentos reformatorios peor concebidos de los últimos años) y a raíz de las múltiples críticas de académicos, rectores, estudiantes, profesores y padres de familia a la entonces Ministra Campo y su propuesta, el gobierno Santos -que nunca ha renunciado a su idea de reformar la educación desde una perspectiva mercantilista- cambió de táctica y puso al frente de la reforma educativa al CESU, intentando con el sofisma de una cara nueva que abandere la reforma, vendernos el mismo contenido de siempre.

Desde el punto de vista de su composición, el CESU expresa  las mismas fórmulas antidemocráticas contenidas en la ley 30 de 1992, la mayoría de sus miembros son elegidos directa o indirectamente por el gobierno nacional: de los dieciséis (16) integrantes que posee, cuatro (4) -incluido el presidente del CESU- son funcionarios de libre nombramiento y remoción puestos por el presidente Santos, seis (6) son rectores de universidades elegidos por los consejos superiores o directivos en los que el gobierno y sus amigos son mayoría absoluta, dos (2) son representantes de los gremios de producción también amigos del gobierno, dos (2) representantes de las comunidades académicas designados por los rectores y tan solo dos (2) -en evidente minoría, como es natural en nuestro sistema educativo- son miembros de la comunidad educativa elegidos de manera indirecta por profesores y estudiantes. Con esa composición no es muy difícil adivinar al servicio de quien está el CESU y cuáles son las visiones que a su interior se concentran.

Es impensable que el CESU mágicamente se haya convertido en el depositario de las soluciones que requiere la grave crisis del sistema educativo, cuando durante dos decenios ha guardado silencio cómplice con la política de asfixia presupuestal que el gobierno ha practicado con las universidades públicas, con la promoción masiva del endeudamiento a través de ICETEX para los estudiantes y sus familias, cuando se ha hecho el de la vista gorda en relación a los atentados contra el SENA, ha cohonestado con la ruina de la infraestructura educativa y los campus universitarios y no ha dicho nada frente a las duras condiciones de contratación de docentes y empleados.

Ese órgano colegiado compuesto mayoritariamente por funcionarios y amigos del gobierno, silente ante la crisis de la educación, es el mismo que la propaganda oficial pretende hacer pasar por “abanderado del diálogo educativo” de donde emanó el “Acuerdo por lo Superior 2034”, cuyos problemas como hemos denunciado son unicamente dos: 1)la forma en que se le construyó, por donde se le mire  antidemocrática y 2)su contenido es neo-liberal hasta el tuétano, hecho a la medida del banco mundial, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico OCDE y los monopolios que quieren fuerza de trabajo barata, semicalificada y que no cuestione mucho.

Santos y Su ministra Parodi preparan una nueva celada contra la educación superior, refinada esta vez por la aparición de “nuevos actores” como el CESU y sofisticada con propuestas demagógicas que suenan bonito pero no corrigen el rumbo de la educación superior. Que nadie se deje engañar, ya sabemos que son los mismos diciendo lo mismo pero con otros nombres y apelando a otras formas; las clases dominantes no renuncian a su idea de educación neo-liberal y mercantilizada para la Colombia de la gran minería, los TLC´s, la ruina agraria e industrial, y el recorte de los derechos y libertades básicas de la población. Nosotros tampoco renunciamos a nuestra idea de educación como derecho fundamental y bien común, de alta calidad, con autonomía y democracia puesta al servicio de los intereses nacionales y del pueblo; para conquistar estos propósitos nos asiste la fuerza de la razón, ahora es preciso construir en las calles con la denuncia y la movilización, los argumentos de la fuerza.

El tal acuerdo de educación superior: NO EXISTE

acuerdoporlosuperior

“La política de Educación Superior para el 2034 es un Listado de diagnósticos, lista de propósitos generales, están ausentes los puntos clave”

(Moisés Wasserman, ex rector de la Universidad Nacional de Colombia)

2011 fue un año vital para la educación superior en Colombia, no por los “esfuerzos”, “medidas” y “reformas” emprendidas por el gobierno -como cínicamente afirma el ministerio de educación nacional y la presidencia de la república- sino por las masivas y contundentes movilizaciones que protagonizaron estudiantes, docentes , empleados, trabajadores, intelectuales, artistas, madres y padres de familia, lideradas por la MANE, que además de lograr hundir el proyecto educativo Santista de corte mercantilista (Proyecto de ley 112 de 2011) -construido a puerta cerrada por el Ministerio y que reformaba desde una perspectiva ultra neo-liberal la decadente y cuestionada ley 30 de 1992- lograron posicionar entre la sociedad la necesidad de un nuevo modelo educativo fundado en la educación como derecho, gratuita, de calidad y al servicio de la nación y el pueblo de Colombia; es decir justamente lo contrario a lo ofrecido por el Gobierno, que era privatización, créditos con intereses impagables, ánimo de lucro en las instituciones de educación superior, educación técnica y tecnológica de mala calidad, etc.

Después de muchos ires y venires, debates, reuniones, discusiones; el movimiento estudiantil aglutinado entorno a la Mesa Amplia Nacional Estudiantil MANE, le cumplió al país y le presentó una propuesta al pueblo Colombiano que interpretaba precisamente su necesidad de un nuevo modelo educativo. A esta propuesta democrática tanto por su origen como por su contenido, construida con el concurso de estudiantes, académicos, profesores, empleados y organizaciones sociales y populares le fue restada toda importancia por parte del gobierno nacional, que por su cuenta adelantaba la construcción de una política pública de educación superior a partir de un libreto que le hicieron desde afuera el Banco Mundial y la organización para la cooperación y el desarrollo Económico OCDE.

Recientemente fue presentado con el acertado nombre de “Acuerdo por lo superior:2034” la continuación y profundización de la reforma que los estudiantes tumbamos en la calle en 2011. En efecto se trata de un acuerdo, pero no con las visiones nacidas de la comunidad universitaria y el pueblo movilizado; es un trato entre los mismos con las mismas para implementar las fórmulas de siempre, que tienen al país con una educación superior de quinta categoría en la que los techos se desploman y los edificios se caen, las matriculas cuestan millonadas, no hay laboratorios y miles de familias están endeudadas por cuenta del ICETEX. Nos creen bobos, creen que llamándolo de otra manera y haciendo unas pantomimas democráticas en las regiones, en las que supuestamente escuchan a todo el mundo pero deciden ellos, vamos a ignorar que se trata de una ficción en la que nos venden el mismo contenido en un empaque diferente.

El famoso acuerdo por lo superior dizque es muy democrático dice el ministerio, las razones no podrían ser más infantiles: “Le enviamos dos cartas a la MANE diciéndole que nos enviaran su proyecto”[1] Las cartas en efecto fueron enviadas, estas nos invitaban a hacerles llegar nuestra propuesta de exposición de motivos al CESU, no para discutir y llegar a acuerdos, sino para que ellos tomaran del corpus del texto “Lo que consideraran pertinente” opción que rechazamos formalmente argumentando nuestra desconfianza en el gobierno y el CESU (escenario que cuenta con 14 miembros, 12 de los que directa o indirectamente son elegidos por el gobierno) pues sabíamos que harían lo que terminaron haciendo: tomar 2 o 3 frases fuera de contexto, desnaturalizar nuestra propuesta y después salir a decir que nos habían tenido en cuenta, “Abrimos una página web en la que recogimos las opiniones de todo el mundo”[2] “Leímos las opiniones de la MANE en twitter y las redes sociales”[3] “Realizamos encuentros regionales en los que congregamos 33 mil personas en total” (Ignora el MEN que en esos encuentros regionales el gobierno nacional hablaba 4 horas y los participantes 1 hora de a 5 minutos cada uno. Y en algunos como el realizado en el Instituto Tecnológico de Antioquia no duró ni una hora, el gobierno lo acabó porque el público comenzó a decir cosas que resultaban muy incómodas) la comunidad universitaria se pregunta si tener una página web, o leer unos pronunciamientos en redes sociales o hacer eventos inocuos en los que el libreto está escrito ya y el desenlace se conoce de antemano asegura que la construcción del acuerdo por lo superior sea una iniciativa democrática.

Con astucias y faltando de manera grave a la verdad el gobierno de Juan Manuel Santos con la saliente ministra Campo y la entrante Ministra Parody a la cabeza, pretende hacer pasar por un acuerdo lo que es en términos prácticos una imposición. Públicamente lanzo el reto al gobierno nacional y al consejo nacional de educación superior CESU, si el acuerdo es tan democrático como ustedes afirman, hagamos lo que hicieron en Argentina con una iniciativa similar de reforma a la educación superior: Realicemos un plebiscito entre la comunidad educativa, preguntando si la gente participó o estuvo involucrada en la construcción del acuerdo por lo superior, ahí veremos quién miente.

Los estudiantes continuamos empecinados en no ser la generación que va a perder el ultimo bien público de los Colombianos, seguimos creyendo en la posibilidad y necesidad de un nuevo modelo educativo, nos pondremos en pie de lucha, iniciaremos la más amplia de las resistencias contra este supuesto acuerdo que no fue con nosotros, fue entre ellos: los que siempre han estado de acuerdo. Vamos a demostrar como en 2011 que el tal acuerdo no existe, si ellos insisten en el neo-liberalismo y la antidemocracia, nosotros insistiremos en las calles.

[1] Palabras textuales de la Ministra de educación: María Fernanda Campo en lanzamiento del acuerdo por lo superior 2034, 4 de Agosto de 2014.

[2] Presentación del Miembro del CESU Ignacio Mantilla rector de la Universidad Nacional durante lanzamiento de política pública en educación superior

[3] Cita extraída de la Pagina 37, del texto definitivo del acuerdo por lo superior 2034

El Futbol “el reino de la libertad humana ejercido al aire libre”

articulo futbol

 

Para la Esceptica que termino convertida en hincha, este escrito que le debia, Un capitulo mas en nuestra polemica.

” ¿En que se parece el futbol a Dios? en la devoción que le tienen muchos creyentes y en la desconfianza que le tienen muchos intelectuales”  (Eduardo Galeano,  el Futbol a Sol y Sombra)

 Todo lo que vaya a escribirse y decirse respecto del futbol pasa necesariamente por la pasión, tanto para criticarle como para alabarle. El futbol junto a la política y una reducida selección de temas tienen la intrínseca capacidad de encender las más recónditas pasiones de los seres humanos. Y si convenimos que en un mundo mediatizado, gris, prefabricado y predecible, la posibilidad de apasionarse resulta tan fascinante y prometedora como una chispa en un tonel de pólvora, diremos entonces que este articulo está escrito con pasión y sin una pretensión distinta a la de tomar partido, muy lejos de neutralidades valorativas y otros demonios.

De niño yo también soñaba ser jugador de Futbol, me metía a cuanto campeonato había en el barrio, me levantaba los días de descanso a jugar desde temprano en la mañana y volvía a la casa bien entrada la tarde, participaba en escuelas de futbol, jugaba campeonatos, perdía la mayoría de las veces, ganaba otras, improvisaba canchas y balones como podía, veía los partidos más improbables (los que hoy consideraría huesos intolerables) no dejaba dormir a mi mamá los días de partidos importantes y me aprendí un montón de datos irrelevantes que rigurosamente anotaba en una libreta y que sacaba de “Expediente Futbol” el programa de Fox Sports y el periódico Nuevo Estadio que conseguía sagradamente gracias a la infinita alcahuetería de mi mama. En síntesis, puedo decir sin ningún temor a equivocarme que tuve un periodo en mi vida temprana en que las esperanzas, sueños y anhelos más puros de mi existencia se movían cuando la redonda giraba.
Muchos que algún día fueron niños del pueblo, compartirán, si no toda, partes de la descripción que acabo de hacer; bien puede ser la historia de cualquiera y justamente en el sentido de indicar la estrecha ligazón entre el Futbol y la vida cotidiana de la gente sencilla de nuestro pueblo, más que por la alusión autobiográfica, esta tiene sentido.  En estos días además de ver los partidos del mundial y andar con el corazón en la mano viendo la pelota ir de un lado a otro he leído, he escuchado con sorpresa, debo confesarlo, toda suerte de descalificativos que ponen al futbol en el paredón como sí el gusto de la gente por este deporte fuera la matriz y causa de que la transformaciones en nuestro país no se hayan realizado. “Opio del pueblo” “Eso del futbol no es más que Pan y Circo pa´ la gente” “Distractor de los problemas sociales” son algunos ejemplos de las calificativos que se le endilgan al futbol y que expresan la creencia arraigada entre algunos según la cual criticar todo lo que le gusta al pueblo es sinónimo de inteligencia y virtud. Porque claro, el problema es que el pueblo se parezca a ellos, siempre distinguidos, ilustres, inteligentes, pensando en los temas importantes; para ellos parecerse auténticamente al pueblo, amarlo con todo y lo que este es, resulta impensable. Hablando de algunos intelectuales que no soportan el futbol amparados en las más diversas razones, Eduardo Galeano dice esto: “ El desprecio de muchos intelectuales por el futbol se debe a que, poseída por el futbol la plebe piensa con los pies y en ese goce subalterno se realiza, el instinto animal se impone a la razón y eso es asunto de chusmas” Juntar chusmas y emociones es sumamente benéfico para desencadenar el potencial creador y de lucha del pueblo, así siempre lo sostuvieron los revolucionarios Chinos, Mao solía decir: “La revolución es un drama pasional, no hemos atraído al pueblo apelando exclusivamente a la razón, sino desarrollando la esperanza, la confianza y la fraternidad”
Lo sabía también el FLN Argelino que no encontró mejor manera de propagandizar ante los demás pueblos y naciones su lucha contra el colonialismo francés que armando una selección de futbol, o los anarquistas Argentinos que para reivindicar a los obreros ahorcados en Chicago en 1886 fundaron el club “mártires de chicago” que después se llamaría Argentinos Juniors, o los trabajadores que fundaron el club chacharita un primero de mayo en Argentina, o los jugadores de la URSS que prefirieron quedarse fuera del mundial antes que jugar en el estadio nacional de Chile en el que la dictadura estaba matando y torturando a miles de patriotas chilenos, o los miembros del club de futbol del EZLN que según Marcos: “Son la mejor comisión de relaciones políticas imaginada” o los “Ultras” hinchas del Livorno Italiano que hacen resonar en las trompetas los acordes de los himnos antifascistas y revolucionarios: “Bella Ciao” y “Bandiera Rossa” cuando su equipo salta a la cancha, y claro Maradona que en un acto de genialidad y rebeldía humilló a los jugadores británicos y les metió dos bombazos en el estadio Azteca pocos años después de que las tropas imperialistas inglesas agredieran las islas Malvinas y al pueblo Argentino.
Aquí evidentemente no acabamos de comprender que el problema de la revolución se va haciendo entre dos aguas: las de la razón y el sentimiento. Viendo el comportamiento de nuestro pueblo partido tras partido de la selección Colombia en estos días de mundial, no podía evitar preguntarme: ¿Cual fiesta nacional agenciada por las odiosas clases dominantes, (Que siempre han preferido el golf o la monta de caballos costosos) ha contado siquiera con la mitad del fervor popular que vimos en las calles estos escasos 20 días? ¿Acaso el desfile de soldaditos tristes y armamentos caros del 20 de Julio? ¿O las ostentosas posesiones de los 7 de Agosto? ¿No tiene ningún valor para el proceso de cambio en nuestro país y para una nación inconclusa como la nuestra, que un deporte promueva y genere la unidad del pueblo colombiano? ¿No significa nada para los que queremos transformar la sociedad que se hallan puesto en boga valores como la solidaridad, el compromiso, el trabajo duro, la combatividad y el patriotismo en oposición a los tradicionales valores neo liberales del individualismo, el facilismo extremo y la conformidad? ¿Acaso no es mejor que hoy cientos de niños quieran ser Como James, Cuadrado, Sánchez, Yépez y Ospina, en lugar de emular a Pablo escobar o Carlos Castaño? ¿De pronto no es preferible que el pueblo, para tomar conciencia de su propia esencia, se sienta reconocido en Guarín y Armero en lugar de buscarse en Justin Bieber y Madona?
Es claro que las protestas del pueblo Brasilero son justas y que es deber de todos apoyarlas, que la mafia de la FIFA ha de ser criticada y desenmascarada; pero es también claro que todo cuanto existe en este mundo bajo la égida del capital está enmarcado en sus relaciones de poder, el jean que nos ponemos todos los días, el arroz que compramos en el supermercado, el cine al que vamos, la religión y la iglesia en la buscamos la trascendencia; pocos aun sabiendo esto se atreverían a culpar a Michel Moore por emplear el cine como arma de denuncia del sistema y más pocos aun a Camilo Torres por intentar socavar al poderosísimo vaticano y poner a Dios al lado del pueblo pobre y revolucionario.
El Futbol nos ofrece incontables ejemplos de rebeldía y lucha contra la hegemonía que podemos aprovechar, establece una piedra de toque para reconstruir la identidad desde lo popular y significa la posibilidad de la alegría entre un pueblo al que muchas cosas lo diferencian pero poquitas lo cohesionan, que vive resignado, que ya no espera redenciones para el que la patria no es más que una alusión abstracta, que vive sumido en la inercia. Que todo ese amor por Colombia y sus hombres y mujeres se vuelva un torbellino de dignidad antiimperialista en calles, carreteras y barriadas. Es la tarea que sigue y depende de todos nosotros.

A propósito quien solía decir que el futbol era el “reino de la libertad humana ejercida al aire libre” era el revolucionario Italiano Antonio Gramsci.

 

 

Contra la desesperación, el pesimismo y el pragmatismo:por una táctica electoral que no entregue los principios

 

Imagen

La verdadera educación de las masas no puede ir nunca separada de la lucha política independiente y, sobre todo, de la lucha revolucionaria de las propias masas. Sólo la lu­cha educa a la clase explotada, sólo la lucha le descubre la magnitud de su fuerza, amplía sus horizontes, eleva su capacidad, aclara su inteligencia y forja su voluntad.”

(V.I Lenin, Informe sobre la revolución de 1905)

 

Una compleja condición política de la que hacen parte: la más absoluta desesperación, el peor de todos los pesimismos, la desconfianza en la fuerza del pueblo y su capacidad de lucha, la extrema credibilidad otorgada al terrorismo mediático agenciado por las facciones de las clases dominantes en pugna, son elementos explicativos de la profunda confusión existente al interior del movimiento democrático y del pueblo Colombiano, en torno a cómo afrontar la nueva situación política derivada de la primera vuelta de las elecciones presidenciales.

Se nos ha dicho que hay únicamente dos caminos para sortear tal condición: O votamos por Santos y su supuesta facción moderada o indirectamente permitimos que Zuluaga y su facción ultra reaccionaria asciendan al poder, a este dilema que parece sacado de los años del frente nacional nos tienen abocados y le han salido al paso dos respuestas: una pragmática que afirma es mejor votar por Santos para defender “lo que hemos conseguido hasta ahora”  “el proceso de paz”, “ el respiro que ha tenido la izquierda” y otra de quienes hemos sustentado que no vamos a legitimar el ascenso al poder Ni de Santos, ni Zuluaga por un asunto de principios, los epítetos no se han hecho esperar: dogmáticos, inconscientes, estúpidos, Uribistas, fascistas, superficiales, belicistas….son algunos de los que nos han llovido encima y que pretendemos quitarnos a partir de la argumentación que sigue; permítanme iniciar mirando este debate en su contexto, a fin de exponer con la mayor claridad posible los móviles y argumentos de nuestra conclusión.

 

¿Qué hemos dicho?: El Contexto

En el último periodo hemos promovido y sustentado, a diferencia de otras posiciones del sector democrático, la tesis según la que: Santos Y Uribe no son lo mismo, y que ambos personajes representan facciones de las clases dominantes que se enfrentan por quien se pone al frente de la tarea de vincular a Colombia al concierto de la Globalización imperialista, las diferencias hemos dicho, van mucho más allá de quien habla más duro o quien habla con acento paisa y quien con acento santafereño, argumentos fáciles estos, con los que se ha desestimado nuestro análisis; pero así como hemos dicho que existe esta pugna y que esta condición puede ser aprovechada para que el camino del pueblo avance, hemos agregado que esta pugna es transitoria, temporal, que Uribe y Santos siguen teniendo identidad en tanto son miembros de las mismas clases dominantes y que aunque alineadas en bloques diferentes, sostienen un programa nocivo para la nación y el pueblo Colombiano.

También hemos sostenido nuestro acuerdo fundamental con el proceso de paz, hemos manifestado nuestro deseo porque estas negociaciones terminen en un acuerdo efectivo entre TODO el movimiento insurgente (FARC-EP, ELN Y EPL) y el gobierno nacional, nos hemos sumado al clamor nacional por la paz, que ubica este como un asunto importante para el movimiento democrático y el pueblo Colombiano .Pero también hemos dicho que nos parece errónea la posición de entender la paz como el único y más fundamental problema de la sociedad Colombiana, y que nos resulta por entero inadmisible, que las luchas y agendas del pueblo se subordinen o instrumentalicen en nombre de las negociaciones, o que se le diga al pueblo que todas sus reivindicaciones y peleas conducen a la Habana.

En la primera vuelta de las presidenciales llamamos a votar en blanco, porque la candidatura y programa de todos los candidatos se oponían diametralmente a las necesidades del pueblo, en lo que respecta a la propuesta de las compañeras Aida y Clara planteamos que aunque democrática, nos parecía reducida en cuanto a alcances programáticos y pragmática en extremo, hija de un acuerdo cuadrado a última hora no para unir a TODA la izquierda de cara a la contienda electoral y en adelante, si no para salir en la foto de manera más honrosa. Ello suscito una ola de debates: serios algunos otros no tanto respecto a la justeza de nuestro llamamiento, pero este asunto intentamos aclararlo en un artículo anterior.

¿Qué sustentamos ahora?: Una cuestión de principios

Hacemos todo este recorrido por la posición que hemos asumido y defendido aun en escenarios adversos durante el último tiempo, para poner en evidencia en primer lugar que nuestros planteamientos tácticos (sobre lo inmediato) no son resultado de lo que mejor nos va pareciendo y ya, que estos tienen un sustento en principios desde los que nos paramos para mirar la realidad presente, y que definen el contenido de nuestros puntos de vista. Estos principios nos resultan irrenunciables,   obedecen a lo esencial de nuestra concepción y visión del mundo y no estamos dispuestos a torcerlos para sortear una situación dificultosa. Nuestra lucha es contra TODOS los imperialismos, contra las clases dominantes TODAS, en sus distintas versiones y por la democracia popular y el socialismo.

Es por esto que en aras de mantener la coherencia en el análisis político y la táctica muchos sostenemos que en la segunda vuelta de las presidenciales no le vamos a jugar a meternos en la pugna de las clases dominantes para ayudar a estabilizarla, no le vamos a decir al pueblo que lo que toca es elegir con cual soga nos ahorcan, en nombre de ningún argumento haríamos tal cosa: ni el de la paz, ni el de la amenaza fascista[1] van a hacer que claudiquemos en los principios y tomemos por aliados tácticos y transitorios a quienes por definición son nuestros enemigos, si en lugar de eso nos proponen: a través de la lucha, la educación, la movilización frontal contra el régimen: profundizar esa fisura , agudizarla y ayudar junto al resto del sector democrático a generar condiciones para que el pueblo derrote a TODOS los imperialismos y a TODAS las clases dominantes, allí estaremos en primera línea.

Así como es imposible decir que hay imperialismos buenos o menos malos, es imposible afirmar que una facción de las clases dominantes es “mejor” que aquella, o que “ me voy a tragar el sapo porque este no es guerrerista…” o “ Que asqueado y todo voto por aquel porque este ha generado espacios…”; veamos esto con un ejemplo: Los Rusos que someten y expolian a pueblos enteros no son mejores que los Chinos que han despojado al campesinado Argentino de miles y miles de hectáreas de tierras cultivables y estos a su vez tampoco son mejores que los gringos en su escalada recolonizadora y brutal a lo largo y ancho del mundo, aun cuando advirtamos las diferencias presentes entre ellos y su diversidad en énfasis y matices, esto no puede servir de base para ponernos a la cola de uno de ellos por la simple razón que no es coherente con nuestra política que ubica al imperialismo (TODO) como enemigo y blanco de nuestro accionar, así de sencillo. Atendiendo a las necesidades de la táctica vamos a ser flexibles a esforzarnos por entender cada momento concreto, a analizarlo sin formulas ni dogmas y a hacer acuerdos, pero no nos pidan entregar las banderas, por las que estamos aquí y no en el partido liberal o en un círculo social bacano de esos que por ahí pululan y que quieren maquillarle las uñas al monstruo neo-liberal, que dicen querer luchar pero no mucho, que creen que las contradicciones entre el imperialismo, las clases dominantes y el pueblo y la nación se resuelven sin que una de las partes en contienda aniquile a la otra.

¿Por qué decimos que ni santos ni Zuluaga?: No se pueden sacar conclusiones falsas de premisas justas

Desde el punto de vista del marxismo para abordar el problema de la revolución: el asunto de quienes son los amigos del pueblo y quienes sus enemigos reviste una cuestión fundamental, entonces no confundir a los amigos con los enemigos y viceversa resulta un asunto esencial para no extraviarse en los tumultuosos y desafiantes caminos de la lucha de clases.

El día de las elecciones cuando existía ya una tendencia irreversible que nos ponía de cara a la amarga realidad en la que Santos y Zuluaga pasaban a segunda vuelta, siendo ganador este último candidato del fascismo Uribista, afloraron las posiciones pesimistas que permitían vislumbrar de una vez los virajes que en los días siguientes se confirmaron: la opción para parte del sector democrático ahora era: votar por Santos.

Muchos artículos, columnas, cartas, documentos salieron por esos días, llenos de argumentos persuasivos y valiosos, afirmando con justeza que Santos y Zuluaga representaban un nuevo capítulo en la disputa intestina del bloque dominante en medio de la que queda el pueblo y se empantana de paso la posibilidad de ver en la perspectiva una verdadera y estructural transformación del orden de cosas imperante, pero que concluían en que había que votar por Santos, es decir argumentos que desde mi perspectiva sacaban de premisas justas, conclusiones que no lo eran tanto.

Algunos de los argumentos que se expresan en el seno del movimiento democrático para afirmar tal posición, están relacionados con afirmaciones como las siguientes:

Zuluaga acabara el conflicto a sangre y fuego, mientras Santos lo acabara por la vía negociada” Partamos del hecho que Santos está haciendo la Paz, no por ser un pacifista, ni un demócrata: No olvidemos que hace más de 4 años el hombre de las palomitas blancas y de la unidad nacional, por televisión celebraba el infame bombardeo a Sucumbíos en Ecuador, y firmaba los decretos en los que se amparaban las ejecuciones extrajudiciales que dejaron como victimas cientos de jóvenes inocentes. No Señores Santos no hizo acto de contrición, no cambio, no se arrepintió, no transmuto en un ser de luz, es el mismo que hoy busca la paz , Porque esta es una necesidad para las clases dominantes y sus socios imperialistas que buscan con la pacificación de naciones y regiones enteras, tener pleno acceso a los recursos naturales, bases materiales de la vida y nuevos mercados: como medio para apuntalar el proyecto extractivista, agro exportador y de sometimiento a los monopolios, elementos de los que depende la posibilidad de recomponer la tasa de ganancia del capital, afectada después de la crisis económica del 2008.

Los imperialistas y sus intereses son los que están detrás de la paz de Santos, y el Señor Zuluaga no es precisamente un patriota, nacionalista opuesto al dominio extranjero, es hijo de Uribe, el mismo que entrego en su gobierno el suelo Colombiano a los gringos con las bases militares, las bases militares que Santos mantiene y defiende. Puesto de otro modo, Colombia es una neo-colonia, en las neo-colonias los presidentes no se mandan solos, si el método que actualmente impulsa el imperialismo a nivel global para limpiar los territorios de “la amenaza terrorista” son las negociaciones, entonces aquí no se hará cosa distinta, aun cuando puedan presentarse variantes en los términos y matices. [2]

“Hay que frenar el avance del fascismo, representado en la facción Uribista a toda costa, así eso implique votar por Santos” El proceso de fascistización de la sociedad Colombiana no inicio con Uribe, ni se acabó con su salida del poder: La cultura autoritaria-Fascista, sus símbolos, usos y maneras, son perfectamente distinguibles entre buena parte de las masas populares en nuestro país, en instituciones como la procuraduría, las fuerzas armadas y el senado de la república. El avance o contención del fascismo no depende de que Santos Ascienda al poder, depende del trabajo de masas y de educación ardua desplegada por los sectores democráticos.

Este argumento además niega una realidad: Que las clases dominantes no son monolíticas: Estas echan mano del fascismo cuando necesitan para controlar situaciones en las que su hegemonía está amenazada: el proyecto fascista Uribista por ejemplo, fue una necesidad para las clases dominantes Colombianas en 2001 ante el avance del movimiento insurgente y de masas. Si mañana Santos ve amenazada su continuidad en la dirección del estado echara mano de recursos fascistas: De hecho ya lo hizo en el Catatumbo, en el paro nacional agrario…hoy utilizando el terror como mecanismo de coacción para impulsar su candidatura presidencial, todo el mundo parece estar muy preocupado por buscar el fascismo en el futuro distante, en los escenarios posibles, pero muy pocos lo ven aquí en la realidad presente.

“Es necesario defender el relativo reagrupamiento de la izquierda Colombiana, que ha sido permitida por los espacios que ha brindado Santos”

La unidad, el reagrupamiento y la tarea de juntarnos para resistir y embestir al régimen oprobioso que nos gobierna, ha sido una tarea histórica del campo popular, independientemente del régimen político que este en el poder. Durante el gobierno de Álvaro Uribe Vélez por ejemplo; se crearon espacios como el de la gran coalición democrática que derroto el referendo reeleccionista y el PDA que en su momento concito los anhelos y esperanzas de amplios sectores del pueblo, es menos cierto que durante el gobierno de Uribe el pueblo no lucho, o lucho menos: paros de corteros de caña, transportadores, maestros, estudiantes…así lo demuestran, el nivel de movilización y organización que hoy no es tampoco muy alto, alcanzado durante este periodo se debe a la agudización de las contradicciones entre el pueblo y las clases dominantes, producto de la profundización del modelo neo-liberal.

Santos el mismo de la ley de seguridad ciudadana, del escalamiento de los proyectos destinados a securitizar las áreas urbanas a través de la vigilancia por cuadrantes, el mismo de la cooptación a los dirigentes, reivindicaciones y organizaciones populares; ha dado un trato criminal a la movilización de las masas en sus distintas expresiones, empero este avance en las luchas del pueblo de ningún modo atribuibles al talante democrático de Santos y más bien endilgable a los ingentes esfuerzos realizados por el pueblo y sus organizaciones en el sentido de organizar y desarrollar la lucha haciendo que los combates y disputas centren en la movilización, la calle y la acción directa contra sus enemigos y blancos.

¿Qué hay de fondo? La fascistización, la anomia y el escepticismo nos pegó a todos ¡EL PUEBLO SI PUEDE!

Seria grosero en extremo desconocer la historia de quienes han luchado a nuestro lado en tantas batallas, han padecido persecuciones y criminalizaciones de todo tipo, motejándolos simplemente de Santistas Solapados, vendidos, esquiroles…en lugar de buscar las causas que expliquen la actual crisis política, precisamente nosotros que tanto nos hemos opuesto a las hegemonías y que tanto hemos pugnado por el respeto a la independencia de los procesos y organizaciones, caeríamos en tremenda incoherencia.

Pero no por ello dejamos de advertir que estas posiciones tienen un fondo: la cultura del miedo, el terror, el pragmatismo neo-liberal y la anomia que nos ha golpeado a todos, incluidos a quienes hacemos parte del sector democrático. Ello se expresa una profunda desconfianza en el potencial de lucha y creación de las masas populares, que cuando se organizan, combaten y se unen, conmueven todo el orden existente: EL PUEBLO SI PUEDE, Esta es precisamente nuestra tarea: hacer con el pueblo, luchar con el pueblo, aprender a su lado las lecciones que nos lleven a encontrar el camino de los cambios y las transformaciones, llenarnos de optimismo, esperanza, y paciencia y trabajar duro, esta tarea está por hacerse y esa es sin duda la única salida ante la falsa encrucijada: Zuluaga-Santos.

Este 15 de Junio vamos a las urnas, pero no a resolver la crisis de las clases dominantes no a tomar partido por nuestros enemigos, vamos a anular la anti-democracia, a anular el fascismo, a anular el neo-liberalismo, a anular el proyecto de las clases dominantes a anular el voto y a comprometernos en la tarea de luchar sin cuartel por la revolución, nada menos.

 

[1] Esta amenaza existe, es real, pero no es nueva y no desaparece si Santos gana, si no veamos la procuraduría y lo que esta ha podido hacer, o miren los resultados del Domingo anterior que demuestran que la corriente fascista en la sociedad Colombiana es más grande de lo que imaginamos. Y Uribe no ha necesitado ser presidente para mantenerla.

[2] Ver al respecto cuadro comparativo de los procesos de paz que el imperialismo impulsa en el mundo en: https://www.facebook.com/profile.php?id=100003648653770