Verdades sobre el acuerdo por lo superior 2034

audienciapublica

En un país donde se miente descarada y permanentemente sobre todos los temas, escudriñar y descubrir la verdad es responsabilidad de todos. Mienten los presidentes, los ministros, los grandes medios de comunicación fletados y pagados por los poderosos, la mayoría de autoridades locales, las mayorías parlamentarias, los funcionarios, mienten todos los alineados con este proyecto de nación y educación que nos hacen pasar como lo único y mejor que se puede alcanzar.

El 4 de Agosto con bombos y platillos se lanzó el “acuerdo por lo superior 2034”, el país vio como nacía una nueva mentira, tres días después en su discurso de posesión Juan Manuel Santos -el mismo que habla de paz y reconciliación mientras le hace la guerra social a la población y la despoja de sus más básicos derechos, el mismo que dijo que el “paro agrario no existía”- hace apenas un año, salía a anunciar en su posesión que Colombia sería la más educada del continente para 2025 y que el presupuesto en educación para 2015 iba a ser el más grande de todos (Cuando es muy claro que el rubro más grande dentro del PGN lo ocupa el pago de la deuda 48%[1]) Muy vivos como siempre los miembros de las clases dominantes que terminan convirtiendo en verdades las mentiras a fuerza de mucho repetirlas, no obstante los hechos de los últimos años en nuestro país (la protesta agraria, minera, estudiantil, obrera, de los maestros, de las madres comunitarias, de los camioneros) demuestran que hay hombres y mujeres de nuestro pueblo que no tragan entero, que luchan y se levantan mientras el gobierno pone la rodilla en la tierra delante de los monopolios, que buscan la verdad en los hechos y no en las altisonantes proclamas de quienes nos han mal gobernado siempre, esos hombres y mujeres el próximo viernes 26 de Septiembre a las 2: 00 pm en el recinto del congreso (Con transmisión del canal del congreso de la república) intentarán cantarle las verdades al gobierno nacional sobre lo que con razón,   consideran un elaborado engaño que tiene como finalidad acabar con el ultimo bien público que queda a los Colombianos, la educación. Aquí un adelanto:

  1. No es cierto que el “acuerdo por lo superior 2034” recoja el sentir de las comunidades educativas[2] y mucho menos que esta propuesta del gobierno y sus amigos haya sido construida con ellas. El gobierno hábilmente quiere hacer ver que abrió espacios de debate libre, que la discusión no la lideró el ministerio si no un cuerpo colegiado “independiente”, pero la realidad es tozuda, los espacios de “diálogo educativo” se guiaron por la premisa “tu opinas nosotros decidimos” y si bien el ministerio no encabezó el dialogo, en su lugar puso como peón de brega al consejo nacional de educación superior CESU controlado en más del 50% por el gobierno nacional. [3]
  2. No es cierto que el acuerdo por lo superior garantice soluciones estructurales a los problemas de la educación superior, para empezar porque ni siquiera reconoce que hay problemas; los amigos del gobierno sordos, ciegos y mudos como siempre ante la crisis educativa ni siquiera reconocen que las cosas están mal, según ellos las Instituciones de educación superior con matrículas exorbitantes (de hasta 6 millones en algunas universidades públicas) , que no investigan, que no crean, cayéndose a pedazos, sin laboratorios, sin docentes, sin trabajadores de planta, son Instituciones que están muy bien, por eso es que según la retorcida lógica del gobierno no se necesitan transformaciones profundas y más bien se pueden introducir pequeñas variaciones de la misma política imperante en los últimos años. Por ejemplo en materia de financiación el gobierno propone más créditos que endeuden a los estudiantes y a sus familias, además de la creación de un nuevo impuesto que descargue sobre los egresados de las Universidades la responsabilidad que el estado no quiere cumplir que es ofrecer recursos nuevos a la educación superior, sobre la calidad no aparecen respuestas a los problemas de subcontratación docente (algunos de los cuales llevan 20 años como profesores transitorios) y en tratando de la crisis de infraestructura educativa que suma varios billones de pesos según estudio del sistema universitario Estatal SUE y que tiene varios edificios de importantes universidades e instituciones Colombianas hechos ruinas, la gran salida según el ministerio es crear una agencia para la supervisión de la calidad, ¿Que van a supervisar si no la ruina del sistema educativo, que el gobierno se niega a atender?
  3. No es cierto que la propuesta de “Acuerdo por lo superior 2034” sea en lo fundamental diferente de la propuesta de reforma a la ley 30 derrotada ya en 2011 por la movilización de estudiantes, profesores y trabajadores. Esta propuesta de “acuerdo” abre el camino para implementar las manidas fórmulas de ánimo de lucro, universidades mixtas, educación como servicio y ampliación de cobertura en educación técnica y tecnológica para formar fuerza de trabajo barata y de mala calidad. Las mismas premisas que inspiraron el proyecto de ley 112 volvieron con otro nombre y en otro envase, su aplicación no será abrupta, el ministerio así lo ha dicho, de a poco las ha venido y seguirá implementando por partes para que no duela tanto y se note menos. De forma casi imperceptible van a transformarnos el modelo educativo hasta que quede el de ellos, al que no han renunciado, el mismo que les exigen los monopolios, el Banco Mundial y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico OCDE.

Este viernes 26 de Septiembre invitamos a seguir la audiencia pública “Verdades del acuerdo por lo superior” a través de su transmisión televisada desde las 2:00 pm en el canal del congreso. Quitémosle la máscara al gobierno Santos, cantémosle las verdades a un gobierno que respira engaños y falacias, renovémosle nuestro compromiso de lucha por una educación auténticamente al servicio del pueblo, que de veras permita pensar y materializar las transformaciones profundas que esta nación necesita.

[1] Ver el presupuesto general de la nación 2015 (Pagina 41, sección 201) http://www.minhacienda.gov.co/portal/page/portal/HomeMinhacienda/presupuestogeneraldelanacion/ProyectoPGN/2015/Proyecto%20de%20Ley%20PGN.pdf

[2] Al respecto ver artículo del profesor de la Universidad Nacional Leopoldo Munera:http://palabrasalmargen.com/index.php/articulos/category/leopoldo-munera-2

El del Ex rector de la Universidad nacional Moisés Wasserman: http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/el-parto-de-los-montes/14486495

Y el del rector de la Universidad de Nariño UDENAR: http://www.udenar.edu.co/wp-content/uploads/2014/09/Rectoria-2014-.pdf

[3] Al respecto ver: “El consejo nacional de educación Superior CESU ¿abanderado de la reforma educativa”? en: https://laolaroja.wordpress.com/2014/09/14/el-consejo-nacional-de-educacion-superior-cesu-abanderado-de-la-reforma-educativa/

El Consejo Nacional de Educación Superior CESU ¿Abanderado de la reforma educativa?

acuerdoporlosuperiorDespués de muchos años de haber sido creado por la vetusta y antidemocrática ley 30 de 1992 y de tener en los temas trascendentales e la educación una posición tibia, desentendida y timorata, el Consejo Nacional de Educación Superior CESU emerge súbitamente en el escenario del debate educativo, luego de veinte años de aislamiento sobre los temas medulares del sector, apareciendo como nuevo abanderado de la reforma educativa. El “acuerdo por lo superior 2034” del CESU se convirtió en el nuevo comodín del gobierno de Juan Manuel Santos, con el cual pretende reeditar y lavarle la cara a la fallida reforma de 2011 que, como es sabido, fue derrotada por las gigantescas movilizaciones de docentes, padres de familia, trabajadores y estudiantes aglutinados en la Mesa Amplia Nacional Estudiantil MANE.

Tras el desgaste sufrido por el Ministerio de Educación Nacional MEN en el trámite del proyecto de ley 112 que reformaba la ley 30 de 1992 (uno de los intentos reformatorios peor concebidos de los últimos años) y a raíz de las múltiples críticas de académicos, rectores, estudiantes, profesores y padres de familia a la entonces Ministra Campo y su propuesta, el gobierno Santos -que nunca ha renunciado a su idea de reformar la educación desde una perspectiva mercantilista- cambió de táctica y puso al frente de la reforma educativa al CESU, intentando con el sofisma de una cara nueva que abandere la reforma, vendernos el mismo contenido de siempre.

Desde el punto de vista de su composición, el CESU expresa  las mismas fórmulas antidemocráticas contenidas en la ley 30 de 1992, la mayoría de sus miembros son elegidos directa o indirectamente por el gobierno nacional: de los dieciséis (16) integrantes que posee, cuatro (4) -incluido el presidente del CESU- son funcionarios de libre nombramiento y remoción puestos por el presidente Santos, seis (6) son rectores de universidades elegidos por los consejos superiores o directivos en los que el gobierno y sus amigos son mayoría absoluta, dos (2) son representantes de los gremios de producción también amigos del gobierno, dos (2) representantes de las comunidades académicas designados por los rectores y tan solo dos (2) -en evidente minoría, como es natural en nuestro sistema educativo- son miembros de la comunidad educativa elegidos de manera indirecta por profesores y estudiantes. Con esa composición no es muy difícil adivinar al servicio de quien está el CESU y cuáles son las visiones que a su interior se concentran.

Es impensable que el CESU mágicamente se haya convertido en el depositario de las soluciones que requiere la grave crisis del sistema educativo, cuando durante dos decenios ha guardado silencio cómplice con la política de asfixia presupuestal que el gobierno ha practicado con las universidades públicas, con la promoción masiva del endeudamiento a través de ICETEX para los estudiantes y sus familias, cuando se ha hecho el de la vista gorda en relación a los atentados contra el SENA, ha cohonestado con la ruina de la infraestructura educativa y los campus universitarios y no ha dicho nada frente a las duras condiciones de contratación de docentes y empleados.

Ese órgano colegiado compuesto mayoritariamente por funcionarios y amigos del gobierno, silente ante la crisis de la educación, es el mismo que la propaganda oficial pretende hacer pasar por “abanderado del diálogo educativo” de donde emanó el “Acuerdo por lo Superior 2034”, cuyos problemas como hemos denunciado son unicamente dos: 1)la forma en que se le construyó, por donde se le mire  antidemocrática y 2)su contenido es neo-liberal hasta el tuétano, hecho a la medida del banco mundial, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico OCDE y los monopolios que quieren fuerza de trabajo barata, semicalificada y que no cuestione mucho.

Santos y Su ministra Parodi preparan una nueva celada contra la educación superior, refinada esta vez por la aparición de “nuevos actores” como el CESU y sofisticada con propuestas demagógicas que suenan bonito pero no corrigen el rumbo de la educación superior. Que nadie se deje engañar, ya sabemos que son los mismos diciendo lo mismo pero con otros nombres y apelando a otras formas; las clases dominantes no renuncian a su idea de educación neo-liberal y mercantilizada para la Colombia de la gran minería, los TLC´s, la ruina agraria e industrial, y el recorte de los derechos y libertades básicas de la población. Nosotros tampoco renunciamos a nuestra idea de educación como derecho fundamental y bien común, de alta calidad, con autonomía y democracia puesta al servicio de los intereses nacionales y del pueblo; para conquistar estos propósitos nos asiste la fuerza de la razón, ahora es preciso construir en las calles con la denuncia y la movilización, los argumentos de la fuerza.