VIVOS SE LOS LLEVARON, VIVOS LOS QUEREMOS ¿por que urge la solidaridad con el pueblo y la Juventud Mejicana?

“No perdono a la muerte enamorada,
no perdono a la vida desatenta,
no perdono a la tierra ni a la nada.
En mis manos levanto una tormenta
de piedras, rayos y hachas estridentes
sedienta de catástrofe y hambrienta.
Quiero escarbar la tierra con los dientes,
quiero apartar la tierra parte
a parte a dentelladas secas y calientes.

(Miguel Hernández, Elegía a Ramón Sije)

ayotzinapa.jpg

No se necesita haber ido a Méjico, ni saber con exactitud dónde queda el estado de Guerrero;  no se requiere saber pronunciar correctamente el nombre de Ayotzinapa, ni tampoco conocer el desarrollo situacional y policiaco del hecho al detalle, para sentirse indignado y consternado con lo que hoy sucede en Méjico. Un descompuesto narco estado que preside Enrique Peña Nieto, marioneta de los gringos, neo-liberal hasta el tuétano, miembro del podrido Partido de la revolución Institucional PRI, responsable además de la desaparición de 43 estudiantes de la escuela normal rural de Ayotzinapa “Isidro Burgos” sobre los que no se sabe nada y que ante la pasividad culpable del estado, el pueblo mejicano busca hoy, por sus propios medios, hasta debajo de las piedras.

El 26 de Septiembre de este año varios estudiantes normalistas realizaban un viaje que tenía como destino final Ciudad de Méjico, donde pretendían unirse a la conmemoración de un nuevo aniversario de la matanza de Tlatelolco[1]. Como una macabra ironía de la historia, los estudiantes fueron en medio de esta travesía atacados por policías que asesinaron a cinco estudiantes y desaparecieron a otros 43; frente a estos hechos el gobierno no ha hecho más que intentar encubrir su responsabilidad, ventilar manidas frases de cajón y de condena formal, tales como “Instruimos al gabinete de seguridad para aplicar la ley ante estos hechos que son sin duda indignantes dolorosos e inaceptables”[2] dijo el presidente Peña Nieto en unas tibias declaraciones de menos de 4 minutos de duración , puros formalismos que si sirven para algo es para desnudar la hipocresía de las clases dominantes que no se ruborizan condenando hechos en los que a las claras tienen responsabilidad completa. (En Colombia estas charadas mediáticas nos son absolutamente familiares, casi que podríamos afirmar que aquí también los gobernantes tienen un libreto que repiten siempre que un hecho violento se perpetra contra los hombres y mujeres del pueblo que luchan por cambiar nuestro país.)

Desde ese 26 de Septiembre[3] el pueblo Mejicano no se ha detenido, los padres de los estudiantes desaparecidos junto a organizaciones cívicas, sociales, eclesiales y políticas han encabezado cientos de acciones exigiendo justicia y verdad, lamentablemente el estado mejicano también es sordo y ciego. No obstante el grito bravío del pueblo Mejicano no ha caído en el vacío, los oídos solidarios de los pueblos del mundo escuchan el llamado y rodean al pueblo hermano , acogiendo la lucha por la aparición de los 43 jóvenes desaparecidos por el estado, como propia.

Vivos se los llevaron vivos los queremos, es el grito que se escucha en las calles del mundo entero, el grafiti que se lee en todas las paredes, el mensaje que se escribe y replica en todos los idiomas. El pueblo Colombiano en general y el estudiantado en particular han sido objeto también de una constante y sistemática violencia contra sus mejores hijos, aquí sabemos por experiencia propia cuánto duele que la desaparición, la cárcel y la muerte sean el pago que se dé a quienes tienen como único delito soñar y luchar por otra sociedad posible y necesaria; por eso para nosotros no es una opción sumarnos a esta justa batalla, es un imperativo. El pueblo Colombiano, especialmente el estudiantado debe buscar todos los medios y formas que sean posibles para denunciar y expresar el descontento y la indignación con el narco-gobierno que preside Peña Nieto y la solidaridad y cariño con el pueblo y los estudiantes de Méjico.

En un mundo en el que la opresión, la miseria y la explotación han sido globalizados, en que los imperios se pasean triunfantes poniendo su bota sobre todas las naciones, pero en el que la resistencia y la esperanza del pueblo se mantienen vivos en todos los rincones del planeta, urge concretar y desarrollar el llamado que formulara Carlos Marx de unir a todos los explotados y sus luchas bajo el mismo estandarte. Hoy ese propósito internacionalista de acompañar a nuestros hermanos y sus combates en otras latitudes tiene una expresión concreta en el apoyo y respaldo que todos los pueblos y jóvenes del mundo le debemos al pueblo de Méjico; que todas las voces, todas la manos, todas las rebeldías se junten, para que este acontecimiento terrible no se pierda en las fauces del olvido, para que los deseos de transformación de estos 43 estudiantes germinen algún día bajo un nuevo cielo.

[1] Se trata de un hecho doloroso en extremo para todos los jóvenes, estudiantes y pueblos del mundo, ocurrido en el año de 1968 en la denominada plaza de las tres culturas ubicada en el DF, en el que cientos de estudiantes que luchaban contra la inocultable corrupción del gobierno, por los derechos del pueblo mejicano y varias reivindicaciones educativas fueron asesinados y desaparecidos por el estado y sus paramilitares.

[2] Ver declaraciones en: http://www.youtube.com/watch?v=mNcgfU-QXiE

[3] Ver cronología del caso en : http://www.animalpolitico.com/2014/10/cronologia-del-caso-ayotzinapa-un-mes-de-la-desaparicion-de-43-estudiantes/

La MANE vuelve al ring ¡Comienza el Segundo Round por la educación superior!

elflecha

El pasado 26 de Septiembre en el Congreso de la República sonó otra vez la campana y desde esquinas opuestas caminaron hacia el centro del ring el gobierno -vestido con su gastada y desteñida visión de educación rendida a los pies del neoliberalismo- y la comunidad educativa encabezada por la Mesa Amplia Nacional Estudiantil MANE -firme en su propuesta de educación al servicio del pueblo, a pesar de tanto golpe del adversario-

El gobierno incumplió la regla básica de no dar la espalda al contrincante y dio por muerto al contendor antes de tiempo. Como siempre se equivocó, otra vez la MANE salto al ring y la batalla por la educación superior, en la que nada está dicho aún, se puso como para alquilar balcón. La comunidad educativa en pleno: Rectores, profesores, padres de familia agobiados por los pagos al ICETEX y estudiantes le clavaron al confiado y desprevenido gobierno un Jab directo a la cara.

La comunidad educativa con razones y argumentos enganchó a su contrincante y puso en evidencia la existencia de una crisis que el gobierno prefiere ignorar: más de 12 billones de pesos adeudados a las Universidades que siguen funcionando con el mismo presupuesto de hace 20 años, profesores con contratos precarios que les impiden formular proyectos académicos rigurosos, déficit en laboratorios y bibliotecas, techos de las instalaciones universitarias caídos, facultades en ruinas y salones hacinados, bienestar universitario en vía de extinción, la Autonomía desdibujada en el chantaje presupuestal y los órganos de decisión controlados por el gobierno y sus amigos que hacen de la Universidad Colombiana la más antidemocrática de América latina (ni siquiera en países en los que hasta hace unos años existieron dictaduras militares, la universidad esta tan claramente arrodillada a los intereses del gobierno y las clases dominantes como aqui)

El gobierno se defendió mal, dio rodeos, sacó de la manga cifras vacías e hizo efectismo con los mismos trucos de siempre. Palabras bonitas fueron y vinieron y de las soluciones nada, una primípara viceministra de educación superior remató diciendo claramente que ellos querían una educación para el mercado y que si no opinaba más sobre el particular era porque el ministerio estaba recién nombrado y no sabían mucho del tema, algo así como que “era su primer día”.

El adversario siguió con indirectas, se refugió en su esquina y dejó  claro que en lugar de cambios prefiere aplicar las mismas formulas ineficaces de siempre. “El acuerdo por lo superior 2034” -supuestamente construido por la comunidad educativa y dizque la tabla de salvación para el marchito modelo educativo Colombiano- quedó al descubierto como un refinado engaño parido por obra y gracia de la increíble capacidad de Santos y su séquito para hacer pasar por verdaderos y loables los más mentirosos y ruines actos.

Ya sabemos con qué créditos de ICETEX, con qué impuestos a los egresados de las universidades y con cuáles becas (que no son becas) pretende Juan Manuel Santos convertir a Colombia en “la más educada”. Las 10 mil supuestas becas de Santos son créditos condonables (si le va mal en la universidad, de malas le toca pagar) que en campaña empezaron siendo 400 mil, luego bajaron a 40 mil y quedaron finalmente en 10 mil. Ninguna de esas becas resuelve los problemas de la educación superior, ni significan un solo peso nuevo para la misma. Cuando se caiga el techo, cuando no haya plata para bienestar, cuando no haya cómo contratar a los docentes, ni funcione el internet, habrá que preguntarle a la ministra cómo se resuelven esos líos con las 10 mil becas.

La audiencia pública en la que estas verdades fueron dichas marcó el inicio de un nuevo combate por la educación, el segundo round de la pelea que empezó en 2011 y que el gobierno por ahora va perdiendo. Al ministerio, en su esquina, lo entrena y asesora el Banco Mundial, el fondo monetario internacional FMI y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico OCDE; mientras que a la MANE y a la comunidad educativa, en la otra esquina, la anima el pueblo que se la juega toda por la educación como derecho, gratuita, de calidad y al servicio del pueblo.

El gobierno otra vez cayó a la lona, pero para noquear a Santos y su política educativa hay que luchar duro, por eso el próximo 16 de Octubre el asalto de esta pelea es en las calles. Después de la audiencia quedó claro que tenemos la fuerza de los argumentos, nos corresponde construir los argumentos de la fuerza, así el triunfo está garantizado.