VIVOS SE LOS LLEVARON, VIVOS LOS QUEREMOS ¿por que urge la solidaridad con el pueblo y la Juventud Mejicana?

“No perdono a la muerte enamorada,
no perdono a la vida desatenta,
no perdono a la tierra ni a la nada.
En mis manos levanto una tormenta
de piedras, rayos y hachas estridentes
sedienta de catástrofe y hambrienta.
Quiero escarbar la tierra con los dientes,
quiero apartar la tierra parte
a parte a dentelladas secas y calientes.

(Miguel Hernández, Elegía a Ramón Sije)

ayotzinapa.jpg

No se necesita haber ido a Méjico, ni saber con exactitud dónde queda el estado de Guerrero;  no se requiere saber pronunciar correctamente el nombre de Ayotzinapa, ni tampoco conocer el desarrollo situacional y policiaco del hecho al detalle, para sentirse indignado y consternado con lo que hoy sucede en Méjico. Un descompuesto narco estado que preside Enrique Peña Nieto, marioneta de los gringos, neo-liberal hasta el tuétano, miembro del podrido Partido de la revolución Institucional PRI, responsable además de la desaparición de 43 estudiantes de la escuela normal rural de Ayotzinapa “Isidro Burgos” sobre los que no se sabe nada y que ante la pasividad culpable del estado, el pueblo mejicano busca hoy, por sus propios medios, hasta debajo de las piedras.

El 26 de Septiembre de este año varios estudiantes normalistas realizaban un viaje que tenía como destino final Ciudad de Méjico, donde pretendían unirse a la conmemoración de un nuevo aniversario de la matanza de Tlatelolco[1]. Como una macabra ironía de la historia, los estudiantes fueron en medio de esta travesía atacados por policías que asesinaron a cinco estudiantes y desaparecieron a otros 43; frente a estos hechos el gobierno no ha hecho más que intentar encubrir su responsabilidad, ventilar manidas frases de cajón y de condena formal, tales como “Instruimos al gabinete de seguridad para aplicar la ley ante estos hechos que son sin duda indignantes dolorosos e inaceptables”[2] dijo el presidente Peña Nieto en unas tibias declaraciones de menos de 4 minutos de duración , puros formalismos que si sirven para algo es para desnudar la hipocresía de las clases dominantes que no se ruborizan condenando hechos en los que a las claras tienen responsabilidad completa. (En Colombia estas charadas mediáticas nos son absolutamente familiares, casi que podríamos afirmar que aquí también los gobernantes tienen un libreto que repiten siempre que un hecho violento se perpetra contra los hombres y mujeres del pueblo que luchan por cambiar nuestro país.)

Desde ese 26 de Septiembre[3] el pueblo Mejicano no se ha detenido, los padres de los estudiantes desaparecidos junto a organizaciones cívicas, sociales, eclesiales y políticas han encabezado cientos de acciones exigiendo justicia y verdad, lamentablemente el estado mejicano también es sordo y ciego. No obstante el grito bravío del pueblo Mejicano no ha caído en el vacío, los oídos solidarios de los pueblos del mundo escuchan el llamado y rodean al pueblo hermano , acogiendo la lucha por la aparición de los 43 jóvenes desaparecidos por el estado, como propia.

Vivos se los llevaron vivos los queremos, es el grito que se escucha en las calles del mundo entero, el grafiti que se lee en todas las paredes, el mensaje que se escribe y replica en todos los idiomas. El pueblo Colombiano en general y el estudiantado en particular han sido objeto también de una constante y sistemática violencia contra sus mejores hijos, aquí sabemos por experiencia propia cuánto duele que la desaparición, la cárcel y la muerte sean el pago que se dé a quienes tienen como único delito soñar y luchar por otra sociedad posible y necesaria; por eso para nosotros no es una opción sumarnos a esta justa batalla, es un imperativo. El pueblo Colombiano, especialmente el estudiantado debe buscar todos los medios y formas que sean posibles para denunciar y expresar el descontento y la indignación con el narco-gobierno que preside Peña Nieto y la solidaridad y cariño con el pueblo y los estudiantes de Méjico.

En un mundo en el que la opresión, la miseria y la explotación han sido globalizados, en que los imperios se pasean triunfantes poniendo su bota sobre todas las naciones, pero en el que la resistencia y la esperanza del pueblo se mantienen vivos en todos los rincones del planeta, urge concretar y desarrollar el llamado que formulara Carlos Marx de unir a todos los explotados y sus luchas bajo el mismo estandarte. Hoy ese propósito internacionalista de acompañar a nuestros hermanos y sus combates en otras latitudes tiene una expresión concreta en el apoyo y respaldo que todos los pueblos y jóvenes del mundo le debemos al pueblo de Méjico; que todas las voces, todas la manos, todas las rebeldías se junten, para que este acontecimiento terrible no se pierda en las fauces del olvido, para que los deseos de transformación de estos 43 estudiantes germinen algún día bajo un nuevo cielo.

[1] Se trata de un hecho doloroso en extremo para todos los jóvenes, estudiantes y pueblos del mundo, ocurrido en el año de 1968 en la denominada plaza de las tres culturas ubicada en el DF, en el que cientos de estudiantes que luchaban contra la inocultable corrupción del gobierno, por los derechos del pueblo mejicano y varias reivindicaciones educativas fueron asesinados y desaparecidos por el estado y sus paramilitares.

[2] Ver declaraciones en: http://www.youtube.com/watch?v=mNcgfU-QXiE

[3] Ver cronología del caso en : http://www.animalpolitico.com/2014/10/cronologia-del-caso-ayotzinapa-un-mes-de-la-desaparicion-de-43-estudiantes/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s