El Futbol “el reino de la libertad humana ejercido al aire libre”

 

articulo futbol

Para la Esceptica que termino convertida en hincha, este escrito que le debia, Un capitulo mas en nuestra polemica.

” ¿En que se parece el futbol a Dios? en la devoción que le tienen muchos creyentes y en la desconfianza que le tienen muchos intelectuales”  (Eduardo Galeano,  el Futbol a Sol y Sombra)

Todo lo que vaya a escribirse y decirse respecto del futbol pasa necesariamente por la pasión, tanto para criticarle como para alabarle. El futbol junto a la política y una reducida selección de temas tienen la intrínseca capacidad de encender las más recónditas pasiones de los seres humanos. Y si convenimos que en un mundo mediatizado, gris, prefabricado y predecible, la posibilidad de apasionarse resulta tan fascinante y prometedora como una chispa en un tonel de pólvora, diremos entonces que este articulo está escrito con pasión y sin una pretensión distinta a la de tomar partido, muy lejos de neutralidades valorativas y otros demonios.

De niño yo también soñaba ser jugador de Futbol, me metía a cuanto campeonato había en el barrio, me levantaba los días de descanso a jugar desde temprano en la mañana y volvía a la casa bien entrada la tarde, participaba en escuelas de futbol, jugaba campeonatos, perdía la mayoría de las veces, ganaba otras, improvisaba canchas y balones como podía, veía los partidos más improbables (los que hoy consideraría huesos intolerables) no dejaba dormir a mi mamá los días de partidos importantes y me aprendí un montón de datos irrelevantes que rigurosamente anotaba en una libreta y que sacaba de “Expediente Futbol” el programa de Fox Sports y el periódico Nuevo Estadio que conseguía sagradamente gracias a la infinita alcahuetería de mi mama. En síntesis, puedo decir sin ningún temor a equivocarme que tuve un periodo en mi vida temprana en que las esperanzas, sueños y anhelos más puros de mi existencia se movían cuando la redonda giraba.

Muchos que algún día fueron niños del pueblo, compartirán, si no toda, partes de la descripción que acabo de hacer; bien puede ser la historia de cualquiera y justamente en el sentido de indicar la estrecha ligazón entre el Futbol y la vida cotidiana de la gente sencilla de nuestro pueblo, más que por la alusión autobiográfica. En estos días además de ver los partidos del mundial y andar con el corazón en la mano viendo la pelota ir de un lado a otro he leído, he escuchado con sorpresa, debo confesarlo, toda suerte de descalificativos que ponen al futbol en el paredón como sí el gusto de la gente por este deporte fuera la matriz y causa de que la transformaciones en nuestro país no se hayan realizado. “Opio del pueblo” “Eso del futbol no es más que Pan y Circo pa´ la gente” “Distractor de los problemas sociales” son algunos ejemplos de las calificativos que se le endilgan al futbol y que expresan la creencia arraigada entre algunos según la cual criticar todo lo que le gusta al pueblo es sinónimo de inteligencia y virtud. Porque claro, el problema es que el pueblo se parezca a ellos, siempre distinguidos, ilustres, inteligentes, pensando en los temas importantes; para ellos parecerse auténticamente al pueblo, amarlo con todo y lo que este es, resulta impensable. Hablando de algunos intelectuales que no soportan el futbol amparados en las más diversas razones, Eduardo Galeano dice esto: “ El desprecio de muchos intelectuales por el futbol se debe a que, poseída por el futbol la plebe piensa con los pies y en ese goce subalterno se realiza, el instinto animal se impone a la razón y eso es asunto de chusmas” Juntar chusmas y emociones es sumamente benéfico para desencadenar el potencial creador y de lucha del pueblo, así siempre lo sostuvieron los revolucionarios Chinos, Mao solía decir: “La revolución es un drama pasional, no hemos atraído al pueblo apelando exclusivamente a la razón, sino desarrollando la esperanza, la confianza y la fraternidad”

Lo sabía también el FLN Argelino que no encontró mejor manera de propagandizar ante los demás pueblos y naciones su lucha contra el colonialismo francés que armando una selección de futbol, o los anarquistas Argentinos que para reivindicar a los obreros ahorcados en Chicago en 1886 fundaron el club “mártires de chicago” que después se llamaría Argentinos Juniors, o los trabajadores que fundaron el club chacharita un primero de mayo en Argentina, o los jugadores de la URSS que prefirieron quedarse fuera del mundial antes que jugar en el estadio nacional de Chile en el que la dictadura estaba matando y torturando a miles de patriotas chilenos,  o los miembros del club de futbol del EZLN que según Marcos: “Son la mejor comisión de relaciones políticas imaginada” o los “Ultras” hinchas del Livorno Italiano que hacen resonar en las trompetas los acordes de los himnos antifascistas y revolucionarios: “Bella Ciao” y “Bandiera Rossa” cuando su equipo salta a la cancha, y claro Maradona que en un acto de genialidad y rebeldía humilló a los jugadores británicos y les metió dos bombazos en el estadio Azteca pocos años después de que las tropas imperialistas inglesas agredieran las islas Malvinas y al pueblo Argentino.

Aquí evidentemente no acabamos de comprender que el problema de la revolución se va haciendo entre dos aguas: las de la razón y el sentimiento. Viendo el comportamiento de nuestro pueblo partido tras partido de la selección Colombia en estos días de mundial, no podía evitar preguntarme: ¿Cual fiesta nacional agenciada por las odiosas clases dominantes, (Que siempre han preferido el golf o la monta de caballos costosos) ha contado siquiera con la mitad del fervor popular que vimos en las calles estos escasos 20 días? ¿Acaso el desfile de soldaditos tristes y armamentos caros del 20 de Julio? ¿O las ostentosas posesiones de los 7 de Agosto? ¿No tiene ningún valor para el proceso de cambio en nuestro país y para una nación inconclusa como la nuestra, que un deporte promueva y genere la unidad del pueblo colombiano? ¿No significa nada para los que queremos transformar la sociedad que se hallan puesto en boga valores como la solidaridad, el compromiso, el trabajo duro, la combatividad y el patriotismo en oposición a los tradicionales valores neo liberales del individualismo, el facilismo extremo y la conformidad? ¿Acaso no es mejor que hoy cientos de niños quieran ser Como James, Cuadrado, Sánchez, Yépez y Ospina, en lugar de emular a Pablo escobar o Carlos Castaño? ¿De pronto no es preferible que el pueblo, para tomar conciencia de su propia esencia, se sienta reconocido en Guarín y Armero en lugar de buscarse en Justin Bieber y Madona?

Es claro que las protestas del pueblo Brasilero son justas y que es deber de todos apoyarlas, que la mafia de la FIFA ha de ser criticada y desenmascarada; pero es también claro que todo cuanto existe en este mundo bajo la égida del capital está enmarcado en sus relaciones de poder, el jean que nos ponemos todos los días, el arroz que compramos en el supermercado, el cine al que vamos, la religión y la iglesia en la buscamos la trascendencia; pocos aun sabiendo esto se atreverían a culpar a Michel Moore por emplear el cine como arma de denuncia del sistema y más pocos aun a Camilo Torres por intentar socavar al poderosísimo vaticano y poner a Dios al lado del pueblo pobre y revolucionario.

El Futbol nos ofrece incontables ejemplos de rebeldía y lucha contra la hegemonía que podemos aprovechar, establece una piedra de toque para reconstruir la identidad desde lo popular y significa la posibilidad de la alegría entre un pueblo al que muchas cosas lo diferencian pero poquitas lo cohesionan, que vive resignado, que ya no espera redenciones para el que la patria no es más que una alusión abstracta, que vive sumido en la inercia. Que todo ese amor por Colombia y sus hombres y mujeres se vuelva un torbellino de dignidad antiimperialista en calles, carreteras y barriadas. Es la tarea que sigue y depende de todos nosotros.

 

A propósito quien solía decir que el futbol era el “reino de la libertad humana ejercida al aire libre” era el revolucionario Italiano Antonio Gramsci.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s